Niños y el uso de pantallas: beneficios de reducir su exposición

Niños y el uso de pantallas: beneficios de reducir su exposición

Las necesitamos para todo. Para entretenernos, para consultar el mapa, para localizar una dirección, escribir un mensaje, llamar, resolver dudas, pedir cita en el médico, y hasta para mirar la hora.

Las pantallas pasan mucho tiempo con nosotros, incluso han cambiado nuestro modo de vida, especialmente si hablamos de países occidentales e industrializados. Cada vez somos más sedentarios y pasamos más tiempo mirando el mundo a través de nuestro móvil. La pandemia no ayudó. Durante el confinamiento, aumentó la utilización de dispositivos digitales hasta sobrepasar las 9 horas y cuarto de uso diario, según un informe publicado por el Observatorio Social La Caixa llamado 'El bienestar personal y el uso de la tecnología’. De hecho, existe una enfermedad llamada nomofobia, diagnosticada por primera vez en 2008, que consiste en una ansiedad y un miedo irracional a permanecer tiempo sin móvil.  Pues bien, según un estudio de la UNIR,  el 25% de los jóvenes y adolescentes podrían considerarse usuarios con riesgo de sufrir nomofobia. ¿Qué te parece? Sin duda, esto requiere un debate abierto en la sociedad, pero mientras tiene lugar, padres y profesionales de la educación deben afrontar esta nueva realidad.

¿Cuántas horas pasan tus hijos mirando la pantalla?

Estos cambios nos afectan a todos, pero en gran medida a los niños. La nomofobia no es el único riesgo que pueden experimentar a raíz de una exposición excesiva a las pantallas.  Una de las principales consecuencias de estos cambios es el aumento de la incidencia y prevalencia de la obesidad y enfermedades cardiovasculares. Los dispositivos electrónicos y las pantallas de televisores, ordenadores, tabletas y teléfonos móviles promueven comportamientos sedentarios. Además, están vinculados a mayor incidencia de problemas emocionales, como ansiedad, depresión y menor autocontrol. Por esto, es esencial analizar y controlar el grado de exposición a las pantallas de nuestros hijos, así como su relación con la actividad física, su alimentación o su descanso. Especialmente si hablamos de menores de edad.

Beneficios de reducir la exposición de niños a las pantallas

7 de cada 10 menores españoles tiene teléfono móvil y el 34% de las familias no impone un límite horario al uso de las pantallas, según datos del INE. Numerosos estudios indican también que hasta dos tercios de los niños pasan más tiempo del recomendable delante de pantallas. ¿Controlas las horas que pasan tus hijos viendo la tele? ¿Y en las redes sociales?  Aquí te contamos algunos de los beneficios que puede tener disminuir la cantidad de tiempo que los niños pasan mirando pantallas:

1- Una mayor calidad del sueño y el descanso

¿Sabías que el uso de dispositivos a la hora de acostarse reduce la secreción de melatonina y afecta a la calidad del sueño? Según estudios recientes, la exposición a las pantallas, ordenadores o móviles en el dormitorio justo antes de dormir, guarda una relación estrecha con sueño de  peor calidad. 

El descanso es vital para un adecuado desarrollo cognitivo y emocional. ¡Dale la importancia que merece!

2- Más sanos

No es ningún secreto, pasar menos tiempo viendo la tele o con el móvil significa pasar más tiempo haciendo otro tipo de actividades, pero esto no es solo algo que deban tener en cuenta los niños, también es importante para los adultos. ¡Además, somos el principal ejemplo a seguir!

La OMS establece que los niños y adolescentes de 5 a 17 años deberían invertir como mínimo una hora al día en realizar alguna actividad física deportiva. Un exceso en el uso de las pantallas está relacionado con un mayor riesgo de obesidad y riesgo cardiovascular. 

De hecho, se espera que en 2030 la cantidad de niños de cinco años con sobrepeso u obesidad alcance los 41 millones.

3- Una mejor salud visual

El número de miopes se ha triplicado en España. Según las previsiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que para 2050 una de cada dos personas en todo el mundo será miope. Investigaciones previas del Laboratorio de Oftalmología Experimental de Multiópticas demuestran que, entre los factores ambientales, el descenso de actividades al aire libre y la sobreexposición a pantallas son algunas de las principales causas. 

Cabe destacar que la luz emitida por las pantallas produce la pérdida de neuronas en los ojos con efectos a partir de los 26 años, según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid. Por lo tanto, reducir la exposición a la luz azul ayuda a un buen desarrollo ocular y previene problemas en la visión.

4- Mejores habilidades sociales

Los niños necesitan estar acompañados para aprender, interactuar con otros niños o con adultos. La presencialidad y el contacto directo es esencial para ellos. Además, pasar tiempo con personas también les ayuda a mejorar el lenguaje, las funciones ejecutivas y el desarrollo socioemocional, entre otros. De esta forma es como desarrollan sus habilidades sociales para compartir, resolver conflictos o empatizar.

¿Cuánto tiempo debería dejar a mi hijo utilizar pantallas?


Según la Academia Americana de Pediatria, el ‘screen time’ o tiempo recomendado de pantalla para niños, según su edad, son las siguientes:

  • 0 – 2 años: nada de pantallas.
  • 2 – 5 años: entre media y una hora al día.
  • 7 – 12 años: una hora con un adulto delante. Nunca en horas de comidas.
  • 12 – 15 años: una hora y media. Mucho cuidado con las redes sociales. 
  • + de 16 años: dos horas. Los dormitorios no deben tener pantallas. 

Una vez más, cabe destacar que lo más importante no es el tiempo que los pequeños le dedican a las pantallas, sino el hecho de que el uso de dispositivos no interfieran en sus hábitos de socialización, en el tiempo en familia, en el ejercicio físico o sus horas de sueño.

La alfabetización digital: ¿cómo acompaño a mi hijo mientras usa las pantallas?

Como hemos repetido en este post, las pantallas no son malas, pero si lo es su uso excesivo en edades tempranas, especialmente si interfiere con actividades esenciales para el niño. Sin embargo, no debemos demonizarlas. Es necesario hablar de Internet con los menores en términos positivos, acompañándolos en su alfabetización digital.

Ahora, prácticamente, los niños nacen con una pantalla bajo el brazo, es algo casi inevitable. Sin embargo, aquí es donde los padres y educadores juegan un papel muy importante: controlar su uso.

No es lo mismo darle un rol protagonista, en el que el niño se planta delante del dispositivo para ver vídeos como si fuera un ‘zombie’,  que usarlas como un complemento educativo. Por ejemplo, para ver un tutorial de una actividad, para inspirarnos, para investigar.... 

En WoWplay apostamos por incorporarlas como parte de nuestros proyectos, ya que la tecnología es parte fundamental de la realidad a la que los pequeños deberán enfrentarse, pero siempre enfocados a conseguir una experiencia híbrida, que se combine con el aprendizaje manipulativo.

Si estás buscando actividades que fomenten un uso responsable de las pantallas,  WoWplay puede ser tu mejor aliado. Sus kits y proyectos basados en el método hands-on son perfectos para pasar un rato entretenido en familia y sin tener que salir de casa. Los niños se enfrentarán a retos y nuevos objetivos que les harán desarrollar sus habilidades y su aprendizaje mientras juegan. A la vez, ayudará a prevenir el uso excesivo de las pantallas y sus graves consecuencias. Puedes consultar todos los detalles sobre el primer módulo de WoWplay, la electricidad, aquí. 






Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published