Blog

En España, la mayoría de los menores tiene móvil o acceso a un dispositivo que le permite acceder a la red. El reto, aún más acuciante después de la pandemia, reside en poder ofrecer una educación digital que garantice la formación y enriquecimiento a través de los contenidos y los entornos digitales.

¿Pero por qué esto es tan urgente y tan importante? Pues bien, la razón es simple, y es que si de algo estamos seguros es que el futuro y las nuevas profesiones demandará a los niños de hoy habilidades digitales.

7 de cada 10 menores españoles tiene teléfono móvil y el 34% de las familias no impone un límite horario al uso de las pantallas, según datos del INE. Numerosos estudios indican también que hasta dos tercios de los niños pasan más tiempo del recomendable delante de pantallas. ¿Controlas las horas que pasan tus hijos viendo la tele? ¿Y en las redes sociales?  Aquí te contamos algunos de los beneficios que puede tener disminuir la cantidad de tiempo que los niños pasan mirando pantallas.



Según los expertos, “el juego constituye una de las formas más importantes en las que los niños pequeños obtienen conocimientos y competencias esenciales”. ¿Por qué entonces nos obsesionamos tanto con las horas que el niño pasa estudiando? Esta es una pregunta que todos deberíamos hacernos, ya que el aprendizaje de los niños a través del juego es la forma más eficaz de fomentar su desarrollo intelectual, social, emocional y físico.



Si algo sabemos es que el cerebro se relaciona con el mundo a través de nuestros sentidos. Cuanto más compleja y real sea una actividad, más atención deberá poner nuestro cerebro. Esto demuestra que los proyectos prácticos y la resolución de problemas reales nos permiten aprender y adquirir habilidades más fácilmente que estudiar sobre un libro de texto.  

¿Por qué la educación en el contexto tradicional estimula simplemente la recepción de la información de un modo unidireccional, del docente hacia los alumnos, en un ambiente creado para asimilar conceptos a partir de la memorización sistemática? ¿No sería más productivo desarrollar actividades de enseñanza activa y práctica? La respuesta es sí, además estas metodologías ya existen, por eso aquí te contamos más sobre ellas: